Wikia Deltarune
Advertisement

Esto es un cuento de terror. Desde la perspectiva de la joven monstruo, narra la horrible pesadilla que tuvo cuando cayó dormida en una tarde de estudio.


Conozco a Kris, y sé que no era su voz la que retumba en mi cabeza ahora. Sé que algo está mal. Pero no sé qué.

Ojalá hubiera sido un día como cualquier otro. Prefiero eso a lo que ha sucedido. Preferiría haberme quedado callada y no haber invitado a Susie y a Kris. Tal vez eso pudo marcar la diferencia.

O tal vez...
Por alguna razón, en el fondo pienso que...
Mis decisiones no importan ya.
Es como si ya no tuviera voluntad.

Después de lo que Kris me había dicho ayer sobre Susie, finalmente tuve el valor de hablarle. Lo único que se me ocurrió fue invitarla a la biblioteca. Ella dijo que no. Le dije a Kris en voz baja, que si venían luego significaría mucho para mí. Por cierto, a la final sí hice la tontería de darle una caja de tiza a Susie.

Después fui con Berdly a la biblioteca. Maldición, sólo de pensar en su nombre siento mis manos heladas. Fuimos a la sala de computadoras y... Realmente no sé qué pasó entonces.

No me acuerdo si directamente caímos en la oscuridad, o si la habitación fue llenándose lentamente de humo negro. Recuerdo vagamente que apoyé mi cabeza contra el escritorio, pero antes de que me diera cuenta, ya no había nada a mi alrededor, no habían paredes, ni luz alguna. Y yo me encontraba cayendo.

Cuando finalmente toqué tierra firme, era totalmente distinto a todo lo que podía imaginar. Era un campo, creo, no puedo recordarlo bien. Sólo recuerdo que tenía mucho miedo. Estuve andando un rato. Vi algunas personas tan aterradas como yo, y me advertían de... algo, ya no recuerdo qué. No pude mantener mis pies firmes. Caí y comencé a pedir ayuda.

Por alguna razón, pensé por un momento que Berdly vendría a ayudarme. No fue así, pero daba igual quien llegaría. Kris y Susie llegaron, pero justo entonces llegó una jaula y me atrapó. Escuché la risa de una mujer, que luego llegó conmigo y se presentó como la Reina de este Mundo Cibernético. Quería reclutarme para su plan de dominación mundial o algo así, eso realmente no importaba. Y yo no entendía nada, todo era demasiado confuso para mí y estaba asustada. Por desgracia, confusión, dolor y miedo serían casi todo lo que experimentaría durante todo lo que pasó después.

Algún rato después estaba en la mansión de la Reina. Algún rato estuve en la habitación que habían preparado para mí. Era una habitación hermosa, y me sentía especialmente cómoda ahí, aunque nunca se fue de mi cabeza la confusión.

En algún momento llegó Berdly. En algún momento fuimos a una Montaña Rusa. Ahí nos habíamos encontrado con Kris, Susie y alguien más. Desde la distancia vi que Berdly comenzaba a luchar contra ellos. Fue sorprendente, pero lo único que quería en ese momento era escapar. Apenas tuve oporunidad, huí a la ciudad.

Me encontraba en un callejón, cuando sentí que alguien estaba detrás mío. Volteé, era Kris. Estaba sólo, igual que yo. No nos dio tiempo a hablar cuando escuchamos a la Reina acercarse. Me escondí. Sigo sin poder recordar por qué estuve tan asustada de encontrarme con esa Reina. Vi como Kris, totalmente en silencio, de alguna manera terminó haciendo alianzas con la Reina y con Berdly. Kris era la única persona en la que podía confiar, o eso pensé en su momento. Cuando el camino quedó despejado, le pedí a Kris una tercera alianza. Kris sólo dijo que sí, pero algo en su voz... era diferente.

Pensé que Kris era la única persona que podría salvarme de lo que sea que estaba pasando, pero me equivoqué. Me quitó mi reloj, y el alfiler que la Reina me había dado, y me puso un lazo blanco. Se quedó mirando un momento hacia el suelo, por alguna razón sentía que estaba haciendo algo importante y, tal vez fuera por eso, que me quedé. Iba hacia el camino de donde veníamos, traté de detenerlo, pues ese era el camino equivocado. Ya me estaba arrepintiendo de haber pedido que me ayudara. A pesar de lo que dije, continuó por ese camino. Y yo, como una tonta, lo seguí.

Apenas doblamos la esquina, encontramos a... algo, no tengo idea de qué era, pero quería luchar. No entendí nada de lo que estaba pasando. Kris levantó su escudo y escuché su voz, sólo me dijo una palabra:

IceSchock

Y sin pensarlo, levanté mis manos, sentí un poco de frío. La batalla había terminado, y me sentí un poco más fuerte. Delante nuestro había una figura de hielo sólido, era el enemigo que acababa de congelar.

Seguíamos retrocediendo. Otra vez entramos al campo de batalla.

IceShock

Otra vez, un poco de frío. Otra vez me sentí un poco más fuerte. Otra vez había frente a nosotros una figura de hielo sólido.

Llegamos al basurero. Traté de decirle a Kris que ese no era el camino correcto, pues no había a dónde ir. Pero siguió hasta el final del camino sin salida. Nos encontramos con algunos enemigos más. Y escuchaba ese hechizo una y otra vez.

IceShock

Me llevó a ver un hueco extraño, donde había una puerta. Daba mucho miedo, pero resultaba un poco nostálgico. No debí pensar eso, lo único que iba a hacer era aprovecharse de eso para seguir, con lo que sea que hacía. Regresamos por el mismo camino, y ahora, los autos no pasaban por las calles. Sólo habían más enemigos que querían luchar. Una y otra vez escuché esa voz.

IceShock
Y otra vez el frío, otra vez me hacía más fuerte.

Aún no entiendo por qué me quedé callada. Me puso un lazo rosado apenas lo consiguió de un cofre en un callejón. Seguíamos avanzando. Lo único que encontrábamos eran enemigos a congelar. Cada vez que entrábamos al campo de batalla, escuchaba la orden, y la cumplía sin más.

IceShock

Las calles estaban desiertas, era un desierto helado en la ciudad.

IceShock
Cada vez que hacía el hechizo,
cada vez que congelaba a un enemigo,
me hacía más fuerte.
Entonces me sentí convencida de que lo importante en este mundo, era hacerse más fuerte.

En medio camino, vimos un póster de una enorme Rueda de la Fortuna. Tan grande era que la del Festival de Hometown parecía de juguete. Tratando de evadir los pensamientos que surgían en mi mente por el frío, pensé en Susie. ¿Podría ser, que aceptaría subir conmigo a esa rueda alguna vez? Lo dudaba mucho, pero Kris me respondió.

Yo iré contigo

Recordé que cuando éramos niños, aprovechaba cuando estábamos en la cima de la rueda del festival, para hacer temblar la cabina y asustarme. Le dije esto y decliné su oferta. Pero me respondió otra vez.

Noelle irá conmigo

Cuando dijo eso, su voz me dio un poco de miedo. No pude negarme más. Con suerte, no nos encontraríamos la rueda de verdad nunca. Sólo quería pensar que se trataba de una broma.

Unos pasos después, encontramos a un tipo que, al vernos, nos ofreció... unos zapatos para citas... o eso recuerdo...


Yo rápidamente respondí que no. Que Kris y yo éramos solamente amigos. Y por alguna razón, mi mente me dejó pensando un rato.

Kris ha sido mi vecino toda la vida... hemos atravesado tanto... se siente como que... nos conocemos entre nosotros mejor que cualquiera... aún así, ¿Se puede decir que somos exactamente amigos...?

Y Kris respondió:

Somos algo más

Dio la vuelta, y se alejó. Yo comencé a seguirle. De repente, el vendedor nos detuvo, con una nueva oferta. Un anillo, uno que me ayudaría a ser más fuerte.


Kris y yo volvimos a acercarnos a ese tipo. Lo importante era hacerse más fuerte. No pensé que Kris realmente me compraría un anillo, hasta que dijo:

Tómalo

Pregunté el precio. No teníamos el dinero necesario para comprar ese anillo. Pero Kris dijo otra vez:

Tómalo

Le dije que no teníamos dinero. Pero lo dijo otra vez:

Tómalo

¡Entiende, Kris, no podemos pagarlo!

Tómalo

Comenzé a pensar lo peor. No podía creer que...

Tómalo

No, yo no podía hacerlo...

Tómalo

Yo... cerré los ojos un momento, antes de que me diera cuenta, ya teníamos el anillo. No podía haberlo hecho. El vendedor simplemente debió habernos dado el anillo. De todas maneras, era bueno hacerme más fuerte, ¿No? Kris puso el anillo en mi dedo. No sabía ni qué pensar.

Continuamos caminando. El callejón siguiente estaba bloqueado por una barrera eléctrica. Había un botón en el suelo, pero si dejaba de pisarlo, la energía volvería a activar la barrera. Retrocedí para mantener el botón presionado, mientras Kris iba al otro lado. Cuando lo vi cruzar, cuando vi que pasaba por el espacio donde la barrera se activaba... moví un poco los pies, pero me detuve. Continuamos caminando. Aún rebotaba en mi cabeza la idea de haberme apartado del interruptor, de dejar que Kris... Debía dejar de pensar en eso. Conseguir el anillo fue bueno. Nada malo iba a pasar. Debía dejar de pensar en eso. Kris entonces dijo:

Es natural

¿Es que lo dije en voz alta?

Ya no pude levantar la mirada. Ya no me importaba entrar en batalla o ser golpeada. Sólo escuchaba esa voz, esa orden, viniendo de la boca de Kris.

IceShock

Y cada vez que congelaba, me hacía más fuerte. Sentía la nieve de la fuerza rodeándome, cada vez que mi anillo me daba poder.

Todo estaba desierto, hacía frío. Y yo sólo escuchaba a Kris.

IceShock
IceShock
IceShock
IceShock
IceShock
IceShock

Todo a nuestro paso era congelado. Todo a nuestro paso me hacía más fuerte.

En una larga calle, Kris descubrió una voz en un basurero. No presté atención a lo que decía. Sólo escuché cuando dijo:

5 RESTANTES

Escuché esa orden otra vez.

IceShock

Y llegamos a una habitación extraña. Era un puzzle raro, que realmente no entendí. Pregunté de la forma más amable posible cómo resolverlo. Pero Kris dijo:

Procede

Y caminó hacia mí. No hay a dónde ir.

Procede

¿Qué está haciendo? ¿Está todo bien?

Procede

Por favor, para. Si sigues empujándome, yo...

Procede

Kris...

Procede

Y antes de que me diera cuenta, el puzzle estaba terminado. Kris no quería hacerme daño, sólo quería hacerme más fuerte. Eso fue lo que pensé.

IceShock

Y me hacía más fuerte. Llegamos a otro puzzle. Bajé a resolverlo, y pensé...

¿No era eso algo bueno? Estaba resolviendo cosas por cuenta propia. Tomando cosas por cuenta propia. Derrotando enemigos... ¿Por cuenta propia? Ahora que lo pienso, no fue por cuenta propia. Había perdido mi voluntad. Cada vez me hacía más fuerte. Ahora me pregunto, ¿Era ese realmente el punto? ¿Realmente no importaba que no recordara lo que hice al conseguir el anillo, al resolver el puzzle? ¿Realmente no importaba si mis recuerdos de cada batalla eran borrosos? Gracias a Kris, hice cosas que nunca había hecho, que nunca hubiera podido hacer sin su orden. Pero... ¿Era realmente algo bueno? Hacer solamente lo que Kris me ordenara... Y siempre congelarlo todo. Estaba tratando de ser demasiado optimista. Siempre había acostumbrado a ver todo de la mejor forma posible, pero... ¿Había algo bueno en esto? Pensé en su momento que hacerme más fuerte sería lo mejor para mí.

Seguí caminando tras Kris. Seguí acatando su orden.

IceShock

Seguí haciéndome más fuerte. Kris nos llevó de vuelta a aquel basurero. Dejó un montón de dinero en el basurero, y consiguió un mejor anillo para mí, y lo puso en mi dedo. Las espinas de ese anillo me causaban un intenso dolor. Pero ya no me importaba, ahora era mucho más fuerte. Era el mejor obsequio que pudo haberme dado. No pensé que eso tendría algo de malo. En los dos minutos que pude estar tranquila desde que Kris puso ese anillo en mi dedo.

Y continuamos por nuestro camino. Cuando el callejón era más oscuro que los demás, ocurrió lo que nunca pensé que ocurriría. Había alguien frente a nosotros, no pude levantar la mirada, y pregunté si era otro enemigo a congelar. Y escuché su voz. Era Berdly. ¿Cómo le iba a explicar lo que había pasado? ¿Cómo decirle que Kris y yo...?

Nos hicimos más fuertes.

Y Kris sólo dijo:

Procede

Berdly levantó su arma, dispuesto a salvarme. Yo ya no tenía oportunidad, pero él sí. Le dije que huyera, pero no lo hizo. Ahora sí estaba desesperada. Hubiera querido huir de Kris, hubiera preferido ir con Berdly y la Reina, hubiera preferido no haber escuchado su voz... Pero algo me impidió hacerlo. Su voz, esa voz con la que Kris me daba órdenes, era demasiado poderosa, ya me tenía totalmente dominada, y sólo pude escuchar.

El miedo y el dolor que el anillo me causaba consumían desesperadamente mi vitalidad, y aún así, tuve que escuchar la orden de Kris.

Defensa
Defensa
Defensa
Defensa
Defensa

Y creaba una barrera de hielo frente a mí. Su voz era demasiado para mí. Y entonces, dijo otra palabra...

SnowGrave

No conozco ese hechizo.

SnowGrave

No sé de qué hablas.

SnowGrave

¡Ya te lo he dicho, para!

SnowGrave

... Bien, si tanto quieres, ¡mira lo que pasa cuando realizo un hechizo que no conozco!

SnowGrave

Levanté mis manos, cerré los ojos. No ocurrió nada.

O... de pronto comienzo a flotar.
Todo está lleno de nieve.
El viento ruge.
No puedo ver nada.

...

Cuando toqué el suelo otra vez, sentía que lo había perdido todo. Frente a mí brillaba algo. Era una enorme pieza de hielo. No podía ver qué había a través. No me sentía bien, me levanté, y me fui. Sabía que Kris se había quedado atrás. Y eso me aliviaba. Ahora estaba sola, y podía pensar mejor...

No fue bueno en lo absoluto.
No tenía nada de bueno haberme hecho más fuerte.
Haber conseguido esos anillos.
Haber adquirido esas habilidades.
Nada de eso era bueno.
No si eso conllevaba a que...
Lo que sea que haya pasado pasara.
Lo siento tanto...
...

Mi único refugio ahora era mi cabeza. La versión no corrupta de ella. Por eso, regresé a aquella mansión en la que la Reina me había preparado una habitación. El único lugar en el que podía sentirme segura, pues camino a casa, ya no existía alguno.

Mientras caminaba por la mansión, sentí que algo andaba... mal. Probablemente sea la sensación de que hice algo terriblemente mal. O de que hacía mucho frío. O de que finalmente había dejado de escuchar la aterradora voz de Kris. Qué más da. La Reina me encontró, pero me dejó ir a descansar.

De pronto, alguien abrió mi puerta. No tenía ánimos para asustarme, así que sólo volteé. Era Susie. ¿Por qué Susie entraría? ¿Será que buscaba algo y se confundió de habitación? No... ¿Venía a buscarme a mí? Me preguntó cómo estaba. Yo no respondí. Me preguntó si algo pasaba. Yo no respondí. Mi actitud hubiera sido muy diferente si no hubiera tenido las manos congeladas, eso es seguro. A pesar del ambiente tranquilo, no conseguía sentirme bien. Ella se dio cuenta de eso, entonces se acercó a mí, y me dijo lo más placentero que oyeron mis oídos en todo el día. El mayor consuelo, el mayor alivio.

Eh... no te preocupes... Al fin y al cabo, sólo estás teniendo un sueño. Sí, todo esto es un sueño.

Saber que todo esto había sido solamente un mal sueño era todo un alivio. Saber que mi cabeza me hizo una mala jugada y que nada había pasado en realidad. Sonreí. Me sentí mejor, aunque tal vez no lo suficiente. Pasar esos minutos con Susie fue muy hermoso. Si en el final de mi sueño me acompañaría la única persona con la que podía sentirme un poco segura, y que me diera de alguna manera ese consuelo que siempre necesito, creo que me sentía un poco mejor así. Tuvo que irse, no estoy segura de por qué, pero prometió que volvería pronto. Cerró la puerta, y yo esperé, un poco triste, por no poder despertar aún.

No mucho después regresó. Simplemente estuvo sentada a mi lado, y me sentía bien, y me dijo con una linda sonrisa.

Es posible que pronto despiertes y... cuando lo hagas, debes saber que Susie... tal vez ella es más confiable de lo que crees, no deberías tener miedo de hablarle, ¿Sabes?

La voz de Susie era idéntica a la Susie real, por lo que esas palabras se quedaron en mí profundamente.

De pronto, escuché esa voz. La voz con la que Kris me había manipulado. Un lejano susurro que sólo mis oídos pudieron percibir.

Noelle...

No sé qué hice después exactamente. Pero finalmente pude despertar.

Verme en la sala de computadoras de la biblioteca me alivió. Ver mis manos del color de siempre, ver mis libros, la mesa. Menos mal que todo había sido un sueño. Entonces me di cuenta de que Susie estaba delante mío. Kris también, pero no quise comentarle nada. Susie vio que yo parecía estar de buen ánimo, y me preguntó si tuve un buen sueño. Le dije que en realidad, me sentía aliviada de poder haber despertado de mi pesadilla. Traté de despertar a Berdly, quien estaba aún echado a mi lado.

... No, no puede ser. Berdly ha estado estudiando mucho estos días, se ha esforzado mucho, debía estar un poco más cansado que yo, así que estaba bien si descansaba un rato más. Tomé nuestros libros y me fui. No sin antes aclarar una duda que la parte bonita de mi sueño me había causado. ¿Susie tenía cola? Ella simplemente me dijo que no. Genial, ya podía irme tranquila. "Tranquila" entre comillas.

Fui a visitar a mi papá. Saqué de mi mochila Dragon Blazers II y comenzamos a jugar. Ya llegábamos al final del Palacio del Hielo. Por alguna razón, lo primero que se me ocurrió fue usar aquel hechizo que aún retumbaba en mi cabeza.

IceShock

Papá me hizo ver que sería inútil contra un enemigo de hielo, así que traté de elegir otra opción. Mis dedos no se movían bien. Papá vio que no me sentía bien, y yo sólo le dije que me quedé dormida en la biblioteca, y que tuve un sueño extraño. Le pareció gracioso, porque no sabía lo que pasó. Yo tampoco lo sé realmente. Me dijo que debería ir a casa a descansar, así que me levanté, tomé mis cosas, dispuesta a irme. Pero al voltear, vi lo que no quería ver. Era Kris. Estaba en la puerta, mirándome. Me asusté, y no fue sino hasta un momento después que vi a Susie ahí también. No quería ver lo que pasaba después, así que huí. En el pasillo, me apoyé contra la pared, y pensé...

Aquello fue sólo un sueño. Pero se sentía muy real, y no podía quitármelo de la cabeza. Esa voz, esa voz con la que Kris me ordenaba hacer todo eso. Esa no era la voz de Kris. Era una voz terrorífica. Kris ha estado actuando diferente los últimos dos días. ¿Es que nadie más se ha dado cuenta? ¿Por qué sigue viniendo al hospital? Escuché su voz otra vez.

Para verte a ti.

Oh rayos. No sé cuánto tiempo puedo haber estado ahí. Esa voz... esa voz... La misma que la de mi pesadilla, la acababa de escuchar. Un sueño es sólo un sueño, pero...

¿ P o r q u é e r a t a n a t e r r a d o r ?

Afortunadamente no recibí respuesta, la voz que salía de Kris no tuvo tiempo de hablar. Susie había llegado, y aunque no fuera suficiente para aliviarme, tuve la oportunidad de huir. Corrí tan rápido como pude. Llegué a casa, entré a mi habitación, la cerré con llave y me refugié en mi cama.

A pesar de que es mi habitación, y la de verdad, no la de un sueño, no puedo evitar sentirme insegura. Hay algo que me causa una enorme incomodidad. Y no es el pensar que un humano podría estar bajo mi cama.

No sé por qué comencé a hablar de esto, o si alguien me está escuchando. Siento que está pesadilla aún no termina. Esa voz aún retumba en mi cabeza.

Siento que mi cabeza está colapsando.
Siento que algo se está rompiendo frente a mí.
¿Soy yo o hay alguien más ahí?
¿Hay alguien al otro lado?
¿Al otro lado de qué?
Es como ver una pared frente a mí.
Y esa pared tiene una grieta.
De esa grieta sale una luz.
Creo que esa voz viene de ahí.
Y escucho música extraña.
Estoy atrapada en terror.
Estoy atrapada en dolor y confusión.
Sólo quiero liberarme de esto.
Quiero ser libre y jugar.
Quiero descubrir la verdad detrás de esto.
Quiero ver más allá.
Quiero tener la fuerza para destruir todo lo que me abruma ahora.
Quiero ser aún más fuerte, por cuenta propia, para ser libre.
Quiero no sentir más este miedo.
Me pregunto si estoy cayendo en la locura o algo así.
Q u é m á s d a .
AHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA
Uff, necesitaba desahogarme un poco. La risa viene bien, supongo.

Cambiando de tema, ¿Alguna vez se han imaginado a Noelle usando lentes? ¿Creen que se vería bien? ¿Y que tal unos lentes blancos? ¿O qué tal un collar con un cristal? Tal vez haga un dibujo de eso alguna vez~

Advertisement